EL PENTACULO DE PLATA

Signo de proteccón y amparo, que su sombra nos cobije siempre, que su luz nos guíe y nos acoja

miércoles, 7 de octubre de 2015

Recuerdos del pasado

En noches insomnes como esta, podría contar muchas cosas, y alguna vez lo haré, sin duda.
Si has pasado por aquí buscando algo, algo te daré, pero no sé si es lo que buscas.


Podría contar cómo fue aquel día lejano en el que amanecí haciendo pentáculos con aceite en una sartén para tostadas, allá, en Ostara de no sé qué año. Sería un relato interesante, una fría mañana en Madrid. Pentáculos para las tostadas, pero no para el círculo, nunca vi algo así.
Podría contar de corazones que huyen de la soledad que los atenaza, pero se encierran en su vaina, pidiéndolo todo sin ofrecer nada a cambio. Y no saben que la vida es un trueque, un toma y daca.



Podría hablar de secretos masónicos. ¿Cuál es el gran secreto? el gran secreto es que no hay secretos, que todo es humo. 

O podría hablar de niños discordianos, asustados de los sentimientos de su corazón, que ante la menor muestra de afecto huyen despavoridos destruyéndolo todo a sus espaldas como nuevos atilas. Y si no es eso es que tienen el corazón más negro que los dominicos.


Podría hablar de seres que se dicen devotos de la diosa y no han visto su verdadero rostro jamás. Pobres almas perdidas en su propia niebla. Ponen un altar y lo llenan de hierbas, hierbas que estarían mejor en un tarro para usarlas según sus propiedades. Quemar las plantas de la tierra me ha parecido siempre una barbaridad, menos cuando se queman rastrojos para la siembra.
Podría hablar de oscuros deseos entrevistos en el fondo de algunos corazones, de sexo que no es amor y ni siquiera es buen sexo. De seres tan pobres que tienen que buscar satisfacción enfermiza en la comida y en el sexo, venga de donde venga. Y su gran drama es que no se aman a sí mismos ¿cómo quieren ser amados por otros? 

También podría hablar de embrujadas y de Harry Potter, pero no merecen una sola línea. 

Menos aún los que hacen de esto su negocio. O consideran una web SU casa solo porque ellos la crearon, como si quien la ha hecho crecer y fructificar y ser algo vivo no fueran los usuarios que te la escriben cada día.
Y de los que invocan con gestos teatrales y palabras altisonantes, el corazón como un témpano (amigo, si no invocas con todo tu ser nadie acudirá a tu llamada).


Podría hablar de los curiosos que a nada se comprometen, almas tibias de ni sí ni no.

Y de los que, como mariposas en la luz, se sienten atraídos por el misterio, por lo prohibido e incluso por lo ilegal. Ansiosos de nuevas emociones catarán cualquier caldo que les ofrezcas, pero no aprenderán a fabricar ninguno. 

De las hechiceras que se lo creen, pero nunca "les funciona" (encendí las velas al revés? no eran del color adecuado?) Sandeces todo, el poder está en tu mente y en tu corazón, no en una vela hecha en algún país oriental por unos pobres niños o unos trabajadores esclavizados. 

Podría hablar de prestigiosos foros en los que de nada se habla realmente, porque apenas se copia y pega o se teoriza malamente. No se vive ni la wicca ni el paganismo ni leches fritas. Son solo la pobre bombilla a la que las embrujadas y Harri Potter van llegando en bandadas, para marcharse al poco tiempo, porque el llegar a 500 post no te da poderes mágicos, apenas un rango forero que no vale para nada, escasamente para inflar un ego monstruoso.


Hablaré.

Yo he amado y alentado a todos esos seres; yo he sido todos esos seres. Y compartí mi vida un tiempo con ellos. Mi vida, mi casa y mis ganas de aprender.
Me he equivocado, me he equivocado muchas veces, y ésa fue apenas una más. Pero el camino sigue y yo en él. No hay meta, la meta es el camino, la meta es crecer, conocerse cada vez un poco más y buscar ese misterio incognoscible al que llamamos Dios, Gran Espíritu o Wakan Tanka.
Puede que en esta madrugada me cree algún nuevo enemigo; no me importa, ya tengo muchos y uno más no hace peso. 

Y a pesar de todo os diré que la vida es hermosa, que este mundo es grande y que dentro de cada ser humano hay un paraíso maravilloso. Sólo hacen falta las agallas necesarias para adentrarse en las profundidades y descubrirlo, coger el candil, bajar las escaleras y estar dispuesto a enfrentarse a las sombras, pues al fin y al cabo no son nada más, ni tienen poder real para dañarnos. Bajar a lo más profundo, porque solo allí podremos reconciliarnos con el pasado y perdonar. Pero hace falta valor y honestidad absoluta con nosotros mismos.


Perdonar no es olvidar,no sé si mis errores servirán a otros para no cometer los mismos, no sé si la experiencia ajena vale para algo.

Naroha Atalanta

Fotografía aquel mismo día, sí, un arroyo transparente.

martes, 8 de enero de 2013

Moisés el egipcio, primera parte


Todos hemos leído en la Biblia, o conocemos de oídas, la historia de Moisés, el gran líder de los hebreos. La historia cuenta cómo el pueblo, cautivo en Egipto, había crecido sobremanera; el faraón, preocupado, quiso poner freno a esta superpoblación y ordenó matar a todo niño judío que naciera. Sólo a los varones. Eso cuenta la Biblia, poco más que una leyenda desde mi punto de vista.
Nació pues Moisés, y la madre, desesperada, lo introdujo en una cesta de mimbre, sellándola con pez y abandonándola en el Nilo a merced de las aguas; quiso la fortuna que la hija del faraón la encontrase y rescatase al niño, criándolo como propio. Por nombre le puso Moisés, que en hebreo significa “salvado de las aguas”

Como veréis, un bonito cuento, pero poco original.

Los hechos ocurrieron sobre el 1.300 A. E.
Y a continuación, una tablilla del 2.500 A.E.:

“Sargón, el poderoso rey, el rey de Agade, soy yo. Mi madre fue una vestal; a mi padre no lo conocí, pero el hermano de mi madre habitaba en las montañas. En mi ciudad, Azupirani, situada a orillas del Eúfrates, me concibió en su vientre mi madre, la vestal. Me dio a luz en secreto; me colocó en una caja de juncos, cerrando mi puerta con pez negra y descendiéndome al río, que no me ahogó. La corriente me llevó hacia Akki, el aguatero, Akki, el aguatero, con la bondad de su corazón, me levantó de las aguas. Akki, el aguatero, como hijo propio me crió. Akki, el aguatero, me confió el cuidado de su jardín. Trabajando como jardinero, Ishtar se enamoró de mí; llegué a ser rey y durante cuarenta y cinco años ejercí mi reinado”.

Bien, la primera conclusión es que los hebreos no eran nada originales inventando el pasado de sus líderes. ¿O sí?.
Según la obra de Otto Rank publicada en 1909, El mito del nacimiento del héroe, hay un esquema que se repite casi sin cambios a lo largo de la historia en la leyenda de la vida de los héroes o reyes de multitud de pueblos. Especialmente las historias de nacimiento y juventud de estos personajes fueron adornadas con rasgos fantásticos Resumo el esquema:
*Es hijo de ilustrísimos padres, reyes o dioses.
*Su concepción es precedida por dificultades de diversa índole, o nace en secreto. *En muchos casos, hay una profecía, sueño premonitorio o anuncio divino antes del nacimiento. Esto representa una amenaza o peligro para el padre.
*Por varias causas el recién nacido es abandonado u ocultado.
*Es salvado por gente humilde y amamantado por una mujer de baja alcurnia, o por un animal.
*Ya adulto, reencuentra a sus nobles padres y su grandeza es reconocida.

Si comparamos este esquema con la historia de Moises, veremos que ocurre justo al revés, así que debía de haber un buen motivo para ello. Al contrario que otros héroes nacionales, Moisés nace pobre pero se cría en muy alta cuna. Según la Biblia, Moisés nace en el seno de una familia hebrea, que lo deposita en el río; la hija del faraón encuentra la cesta y llama al niño Moisés, que significa “sacado de las aguas”.

¿Qué razón podía tener una egipcia para llamar al niño con un nombre hebreo? Ciertamente, no es el nombre más adecuado para criar a un niño como si fuera un príncipe egipcio.
¿Y si el nombre no fuera realmente hebreo sino egipcio? ¿Será posible encontrar alguna prueba de tal hecho? Según J.H. Breasted en su libro History of Egypt “Es notable que su nombre, Moisés, sea egipcio. No es sino el término egipcio “mose” (que significa niño) y representa una abreviación de nombres más complejos, como por ejemplo “Amen-mose”, es decir “niño de Amon, o “Phat-mose”, “niño de Phat”, nombres que a su vez son abreviaturas de apelativos más largos: “Amon (ha dado un) niño”, o Phat (ha dado un) niño”. El nombre abreviado “Niño” se convirtió pronto en un sustituto cómodo para el complicado nombre completo, de modo que la fórmula nominal Mose se encuentra con cierta frecuencia en los monumentos egipcios”

Y según Freud, refiriéndose a J.H. Breasted: “ Además, me asombra un tanto que Breasted haya omitido en su enumeración precisamente los nombres teofóricos similares que se encuentran en la lista de los reyes egipcios, como por ejemplo, Ah-mose, Tut-mose (Totmés) y Ra-mose (Ramsés)”.

Ahora bien: cabría esperar que el portador de un nombre egipcio fuese a su vez egipcio; aunque quizá pareciera demasiado monstruosa la idea de que tal líder fuese otra cosa que un hebreo.
De momento creo que podemos afirmar que:
*1- Moisés nació en Egipto.
*2- Su nombre es egipcio.
Pero estas dos afirmaciones no lo hacen ser de raza egipcia, aún...

Según Eduard Meyer, la leyenda tuvo originalmente otra versión: El faraón habría sido advertido por un sueño profético de que un hijo de su hija le depararía peligros, a él y a su reino. Por eso hace abandonar al niño en el Nilo, que es salvado por los judíos que lo crían como propio. A causa de “motivos nacionales”, como dice Rank, la leyenda habría sido elaborada hasta adoptar la forma que conocemos.

Yo creo que Moisés se crió como un príncipe egipcio, porque realmente eso es lo que era.

La leyenda debió surgir entre el pueblo judío, es evidente, pues los egipcios no tenían ningún motivo para ensalzar a Moisés. Y todo el pueblo hebreo necesitaba transformar a su libertador en judío.

Pero si Moisés era egipcio ¿cómo pudo convertirse en el líder de una horda de seres culturalmente inferiores? ; lo lógico es que hubieran buscado un caudillo dentro de sus propias filas. Y Moisés no fue un líder político solamente, sino también su legislador y educador, que les impuso además el culto a una nueva religión, llamada aún hoy mosaica en mérito a su creador.

Si alguien pretende dar a un pueblo una nueva religión, lo lógico es que sea la suya; pero vemos que hay un tremendo antagonismo entre la religión atribuida a Moisés y la egipcia: un monoteísmo estricto frente a un politeísmo ilimitado.
Pero no desesperemos, viajemos cien años atrás en el tiempo, aunque según otros autores, serían ochenta, o menos...

Un hecho extraño en la historia de la religión egipcia nos abre una posibilidad de que la religión que Moisés dio a los hebreos fuese realmente una religión egipcia, aunque no la religión egipcia.

En el año 1.375 A.E. subió al trono de Egipto el faraón Amenotep IV; más tarde, cambió su nombre por el de Akenaton. Se propuso imponer a los egipcios una nueva religión, una religión contraria a todas sus tradiciones milenarias: se trataba de un estricto monoteísmo, la primera tentativa documentada de tal cosa en la historia de la humanidad. Su reinado duró apenas 17 años, y después de su muerte en 1.358 A. E., la nueva religión fue proscrita.
Pero... todo lo nuevo debe tener antecedentes y condiciones previas. En la escuela sacerdotal del templo solar de On (Heliópolis) se agitaban desde hacía tiempo ciertas tendencias dirigidas a desarrollar la representación de un dios universal. Durante el reinado del padre de Akenaton, la adoración del dios solar alcanzó un gran apogeo, en oposición a Amon, dios de Tebas.

Egipto se había convertido en esta época en una potencia militar; había conquistado Nubia y Siria, algunas consortes reales eran princesas asiáticas; todo ello contribuía a que, sobre la vieja tierra de Egipto soplaran nuevos aires que traían ideas diferentes. Nuestro faraón tomó los elementos ya existentes y proclamó a Aton como dios único, sin una imagen antropomorfa, sino representado únicamente como metáfora por el disco solar.

Bueno, es hora de lanzarse a la piscina: si Moisés transmitió al pueblo hebreo una religión egipcia que debía ser la suya, ésta era sin duda la de nuestro faraón hereje: un rígido monoteísmo que no admite a ningún otro dios, no habla en absoluto de la vida después de la muerte y no representa de forma antropomorfa a su dios.

Pero busquemos algo más. La profesión de fe judía dice así: Shema Jiroel Adonai Elohenu Adonai Ejod (Oye Israel, nuestro dios Adonai es un dios único).
Si la similitud de la palabra hebrea Adonai y el nombre del dios sirio Adonis no es pura casualidad, sino producto de un vínculo arcaico, si los emparentamos con el nombre Aton o Atum, tenemos un interesante rompecabezas.

Copio literalmente de una conferencia de Sir Laurence Gardner, traducida por Carlos Estrada y Ana Indriago:

En tiempos antiguos, la palabra hebrea prevaleciente para Señor era Adón, mientras que el aparente nombre personal de Jehová no se utilizó en absoluto. Venía de la raíz hebrea original YHWH (Yahweh), que significaba 'soy el que soy' - una declaración que se le atribuye haber dicho Dios a Moisés en el monte Sinaí, centenares de años después de la época de Abraham. Sin embargo, la Biblia también aclara que el Dios de Abraham, fue llamado realmente El Shaddai, que significa Montaña Alta.
Jehová, por lo tanto, no era en absoluto un nombre. Los primeros textos se refieren simplemente a El Shaddai y a su contraparte Adón. Los cananeos llamaron a estos Dioses El Elyon y Baal, significando exactamente lo mismo: Montaña Alta y Señor. En las Biblia modernas, las definiciones Dios y el Señor son utilizadas y entremezcladas como si se refirieran al mismo personaje de Jehová, pero originalmente no era así. Uno era un dios vengativo (un aniquilador de personas), y el otro era un Dios social (un benefactor de personas) Adicionalmente, en contraste con las enseñanzas de la Biblia, varias tradiciones relatan que estos Dioses, ambos tenían padres, esposas, hijos e hijas.

Y nos encontramos con una nueva pieza en el tema de la circuncisión. La narración bíblica se contradice en este punto, por un lado remonta esta práctica a la época de los patriarcas, y por otra nos cuenta cómo Dios descarga su ira contra Moisés por descuidar tal práctica.
Heródoto nos informa de que la costumbre de la circuncisión existía en Egipto desde la más remota antigüedad, y así lo prueba el examen de numerosas momias.
Si Moisés era egipcio, bien pudo instituir la práctica entre su nuevo pueblo.

Si Moisés era un egipcio de alta cuna, si su familia profesaba el nuevo culto a Aton, bien pudo sentir como naufragaban todas sus ansias de poder con la caída de Akenaton, y hallar en un pueblo descontento la solución a sus ansias de gobernar un imperio.
El Éxodo de Egipto debió producirse entre el 1.358 y 1.350 A.E., es decir, después de la muerte de Akenaton. Según otros autores, la fecha del Éxodo es el 1.300.
Lo único que podemos afirmar con certeza es que en 1.215 el pueblo hebreo ya estaba instalado en su nuevo territorio, pues se ha hallado una estela egipcia que celebra una victoria contra Israel (estela Menerphat). Y no olvidemos que estuvieron 40 años vagando por el desierto tras salir de Egipto, y antes de llegar a la tierra prometida, donde tuvieron que guerrear para expulsar a los pueblos que allí habitaban.

Siempre me sorprendió al leer la Biblia, la gran longevidad de Moisés; hay serios indicios de que pudo haber no un Moisés, sino dos, pero esa es otra historia...

Volviendo a nuestro personaje, confieso que siempre he tenido una corazonada: ¿ y si nuestro faraón no murió? Si fue depuesto por una revuelta y tuvo que huir con sus seguidores ¿no pudo cambiarse de nuevo el nombre? ¿no pudo encontrar en un pueblo hambriento de libertad la materia prima que necesitaba para rehacer sus planes?

Moisés-Akenaton, sin duda un gran líder religioso... con un triste final. Su religión era demasiado mística para un pueblo de pastores que nunca le entendió y que sólo le siguió políticamente. Han de aparecer otros personajes y tribus ( Jetro entre ellos y el segundo Moisés) para que Yavhe entre en escena y se olvide para siempre el culto a Aton. Pero esa es otra historia.

Imagino que os habrá sorprendido el anuncio de dos personajes con el nombre de Moisés;
Veréis, hay demasiadas dualidades en la historia judía: dos pueblos que se funden para formar una nación ( el pueblo del Éxodo y los habitantes de Palestina, Sinaí y ciertas regiones de Arabia: los Habbiru, palabra de la que procede el término hebreo), dos reinos en los que se desmembra esta nación, dos nombres divinos en las fuentes de la Biblia, y dos fundadores de religiones denominados con el mismo nombre para tratar de fundir lo infundible.

El dios de los judíos les dijo, a través de Moisés, que eran el pueblo elegido; pero no dijo para qué. De momento, y tras la partida de Egipto, la Biblia nos los muestra vagando por el desierto durante 40 años y acampados junto al monte Sinaí, donde su dios entrega a Moisés las tablas de la ley, y le ordena construir el arca según indicaciones muy precisas.

En breve viajaremos al Sinaí entre truenos y humo, veremos cómo narra la Biblia ese episodio, es un sorprendente relato que espero que os maraville tanto como a mí.






Y veremos también cómo hay dos montañas...

viernes, 8 de junio de 2012

Aurora, con su luz, pone fin a mi última noche en La Isla. Apenas asome el sol partiremos hacia el Este, rumbo a lo desconocido, al menos para mí, que crecí en esta Isla y nunca la he abandonado; y ahora que lo hago, es para no volver jamás.

Mis ojos se llenan de lágrimas en este momento, y tantos años de disciplina no impiden que me deje arrastrar por la emoción y el desconsuelo.

No he dormido en toda la noche, una buena parte de ella la he pasado con los ancianos en el torreón, escuchando sus palabras y sus recomendaciones. El resto ha consistido en un largo paseo por la playa, contemplando la luna y el resplandor de la ciudad que nunca más pisaré.

Lejanos quedan ya los días en los que acudía a la Casa de la Vida, en los que mis manos entrenadas curaban y aliviaban a los enfermos, en los que era una joven feliz y despreocupada que servía a la Diosa sin titubeos.

Han pasado más de diez años y he de olvidar muchas cosas, pero en mi memoria aún está fresca aquella tarde de primavera en la que acompañé a mi maestro hasta el viejo volcán, en la que me convertí en instrumento de la visión para contar el terrible futuro que nos aguarda, la destrucción en la que se sumirá este desgraciado pueblo y sus gobernantes, el horror que esta generación vivirá.

Muchos encargos y recomendaciones me han sido dados, muchos consejos y normas, pero muy pocas certezas. Apenas quedan veinte años para el momento de la la gran destrucción; allí donde vamos hay posibilidades de sobrevivir, pero esta hermosa Isla desaparecerá de la faz de la tierra.

Madre, anciana y dolorida, me ha hecho un encargo muy especial y muy hermoso: he de escribir una crónica secreta y entregarla a una sucesora digna antes de mi muerte. Ella, llegado el día, hará lo mismo, y así será a través del tiempo; Madre sabe muchas cosas, muchas más que ninguna otra mujer que yo conozca, y me ha explicado el motivo: vendrán eras oscuras, milenios en los que la mujeres serán esclavas, no compañeras, siglos de olvido y dolor. Pero sobre todo, dentro de mucho tiempo, llegará otra destrucción, una destrucción que los hombres no sabrán prever, una destrucción de la que hemos de alertar a nuestros descendientes.

No sé si tendré fuerzas y materiales para cumplir el mandato, no sé cuando aparecerá en mi vida esa sucesora a la que debo entregar mis escritos para que los continúe; ni siquiera sé si viviré para llevar a cabo esta misión, y todas las encomendadas por el consejo de ancianos.

Contemplo la Isla de la Serpiente mientras los primeras luces del día alejan las sombras de la noche y las estrellas se desdibujan en la bóveda celeste ; apenas un rato más y partiremos para no regresar, dejando atrás todo lo que ha sido nuestra vida hasta ahora: nuestras familias y amigos, los paisajes y recuerdos de una infancia feliz, compañeros de aprendizaje y maestros, todo cuanto hemos amado.

Mi nombre es Tana, y desde muy joven fuí entrenada en la Casa de la Vida en las artes de la salud y la adivinación, sirviendo en el templo con mis compañeras, y obediente siempre a los mandatos que me fueron dados.

domingo, 12 de febrero de 2012

Algunos símbolos cristianos





No es mi intención denostar a los católicos, sino indagar en los símbolos que a pesar de y gracias a ellos han pervivido, símbolos que nos pueden remitir a antiguos cultos y ayudarnos así a encontrar nuestras raíces, y a comprender un poco más.

Alfa y Omega

"En la Versión Reina Valera del apocalipsis 1, 11 dice: "Yo soy el Alfa y el Omega, el primero y el último". Este versículo claramente muestra una referencia indisputable a Cristo." De Wikipedia.

Pero parece que esta referencia es una incorporación tardía, no presente en los primeros textos cristianos. Debe tratarse por lo tanto de un elemento importante, que interesa salvar y a la vez transformar.

Pero qué son estos dos símbolos, además de la primera y la última letra del alfabeto griego?

No sé si recordáis, o habéis leído, una entrada antigua en este mismo blog sobre el alfabeto y las constelaciones. Alfa y Omega son Aries y Libra, los dos puntos del zodiaco en los que se sitúan los equinoccios, los dos puntos en los que el día y la noche se equilibran, donde el fin se convierte en principio y viceversa.

Así que tenemos el equinoccio de primavera y el de otoño, y es precisamente cerca de la primavera cuando la iglesia santifica el cirio pascual que se usará en los bautizos a lo largo del año, cirio sobre el que se graban precisamente Alfa y Omega, cirio que se sumerge en el barreño para consagrar y bendecir el agua bautismal, y de cuya luz se encienden todas las velas de la iglesia en la noche de Sábado santo. Siempre me ha parecido la misa más pagana de todas, una ceremonia que empieza en el atrio de la iglesia con el cura y un monaguillo haciendo una fogata.

Alfa y Omega, principio y fin , ouroboros interminable, las dos columnas del templo judío (o masónico) el Ying-Yang chino, Shiva creando el mundo y destruyéndolo..... Busco referencias antiguas sobre Alfa y Omega y solo las encuentro transmutadas en otras cosas, otros símbolos, tratando de reflejar todos y de atrapar la misma verdad. En algunos alfabetos la última letra era la T , en el actual es la Z.
Todos ellos nos hablan de vida y muerte como una sola cosa, la regeneración constante de la naturaleza y el universo, en un ciclo constante.

Os dejo con un pequeño ejemplo de cómo los símbolos se transmutan y a veces pierden contenido para el ojo no atento. Curioso ¿verdad?


jueves, 22 de diciembre de 2011

Sol invictus, Saturnalias, bacanales y otras fiestas de invierno


Las Saturnalias, fiestas en honor del dios Saturno, se celebraban ya 2.000 años antes de nuestra era. Los romanos hacían ofrendas en honor a este dios, rogándole que volvieran los gloriosos días del verano, luego, durante la cena, intercambiaban regalos; vamos, igualito que ahora, solo que sin grandes almacenes y sin adornos horteras made in china.

Los seguidores de Mitra celebraban su fiesta el 25 de diciembre, el Sol Invictus, día del nacimiento de Mitra.

Los griegos celebraban su fiesta para honrar a Apolo, dios del sol.

También los aztecas celebraban una fiesta en honor del dios sol.

Los cristianos no han inventado nada, nada de nada; tampoco la navidad, pero copiando son los reyes del mambo.
Si Jesucristo nació, está claro que no fue en diciembre; resulta difícil imaginar a los pastores durmiendo al raso en el campo en esa fecha del año.
Las Escrituras revelan que al nacimiento de Jesús, los pastores estaban “en el campo, cuidando sus rebaños durante las vigilias de la noche.” (Lucas 2:8) Esto nunca hubiera ocurrido en Judea durante el invierno. Durante ese tiempo, los pastores bajaban de la montaña sus rebaños y los llevan de los campos a los corrales alrededor del 15 de Octubre.

Pero..... andamos desactualizados y somos unos zoquetes; a causa de la precesión de los equinoccios, el momento del solsticio se ha ido adelantando y nosotros seguimos empeñados en el 24 de diciembre, y esa fecha ya no es correcta.

Los paganos celebraban y celebran (celebramos ) la fiesta de Yule en el solsticio.

Yo no me invento nada, así que os dejo unas citas:

"El 25 de Diciembre está mencionado en documentos como el día de la Navidad y se celebró por primera vez en el año 324 d. C. Esta festividad fue reconocida oficialmente bajo el gobierno del emperador romano Justiniano (en los años 500’s). Una antigua festividad romana jugó un papel importante en la elección de este día en particular. Diciembre 25 en la antigua Roma, era el ‘Dies Natali Invictus’, ‘el nacimiento del inconquistable’, el día del solsticio de invierno y al mismo tiempo, en Roma, el último día de la saturnalia, la cuál había degenerado desde hace mucho tiempo en una semana de un carnaval desenfrenado... (p. 331) "Werner Keller , La Biblia como historia.

..".En el mundo romano, la saturnalia era un tiempo de alegría y de intercambio de regalos El 25 de Diciembre, también estaba considerado como el nacimiento del dios del misterio iraní, Mitra, el sol de justicia. Durante el año nuevo romano, las casas eran decoradas con plantas verdes y luces y regalos eran dados a los niños. A estas costumbres, fueron añadidos los ritos alemanes y celtas de la Navidad... comida y diversión, el emblema de Navidad y los pasteles de Navidad, plantas verdes y el árbol, regalos y buenos deseos, todos conmemoraban diferentes aspectos de la temporada festiva. Fuegos y luces, símbolos de acogimiento y larga vida siempre han estado asociados con el festival de invierno, ambos, paganos y cristianos. (Vol. II, 1973) Enciclopedia Británica.

"La cristiandad no destruyó al paganismo, lo adoptó... de Egipto vino la idea de la divina trinidad... [y] la adoración de madre e hijo... de Frigia, vino la adoración a la Gran Madre... El ritual mitran, se parece estrechamente al sacrificio eucarístico de la misa con que los padres cristianos cargaban al diablo, con inventar estas similitudes para desviar mentes débiles. La cristiandad [actual] fue la última gran creación del antiguo mundo pagano. " (La Historia de la Civilización, p. 595) Will Durant.

En fin, felices fiestas para todos, y que cada cual la celebre a su manera.

jueves, 20 de octubre de 2011

La Virgen no es la Diosa


Es lo último que he leído de Gustavo Fernández. Como siempre, me ha gustado sin aburrirme, y me ha hecho reflexionar. Está claro que la Virgen María no es la Diosa, que una mujer sometida al patriarcado y obediente de principio a fin no es Ella. El lado salvaje de mi ser se retuerce y se rebela por lo tonta que soy a veces, por lo ligero de mi palabra. Os copio el artículo íntegro y resalto en negrita los párrafos que más me han hecho reflexionar.

LIBEREN A LA DIOSA

En ocasiones, las acciones no armónicas son más un pecado de omisión que de acción negativa. Por aquello de que “el camino del infierno está sembrado de buenas intenciones”, la costumbre de distribuir gratuitamente perdón y amor a diestra y siniestra alimenta monstruos y fantasmas. No se trata, siquiera, de seguir la huella de quien no hesitó en irrumpir a latigazo limpio entre los mercaderes del Templo; sólo, quizás, abrir los ojos y ver algunas realidades incómodas.

Escribí hace ya mucho tiempo que mientras religiones y creencias señalaban lícitos caminos de evolución espiritual, las “iglesias” (como dice su etimología, “ekklesía”: “reunión de hombres”), es decir, la institución construida por humanos alrededor de la creencia es, de por sí, herramienta muchas veces funcional al Sistema dominante. También muchas veces escribí (ver mi artículo “La doble moral de las iglesias: redescubriendo la Diosa Primordial”, en AFR Nº 128) que no es original (pero no por ello menos cierto) que ciertas instituciones (como la Católica) fueron útiles a la hora de imponer el “machismo social”, sepultar los ideales matriarcales y lunares, condenando al ostracismo a la feminidad espiritual. No seré redundante; con nostalgia descubro que luego de Dan Brown los demás, aunque lo hayamos escrito primero, paradójicamente llegamos tarde.

Sin embargo, si de veracidad histórica y evolución espiritual caminando tomados e la mano queremos hablar, toda oportunidad amerita señalar la manipulación ideológica a la que sistemáticamente es sometida la humanidad. En infinidad de cosas, es cierto. Aquí, sólo referiré una: reprimir, desviar, disipar la inocultable presencia de la Diosa y su efecto en estos tiempos.

He mentido. Prometí no ser redundante, pero no puedo resistirme a la tentación de serlo. De señalar, una y otra y otra vez, cómo el sistema es ineluctablemente machista en lo genérico, lo formal y lo simbólico. Todas las iglesias “masivas” (porque “grandes” es un adjetivo que quizás les quede ídem) han sometido ideológicamente a la mujer como acondicionamiento inevitable al sometimiento biológico y social. Ella, la mujer, a la cual (y no en todos los casos) superamos los hombres en fuerza física pues en los demás nos iguala o nos supera (piensen en la resistencia al dolor, por caso) han sido, por siglos, relegadas a esa blanda, pasiva y chillona imagen de película hollywoodense de los años ‘50. Y como explicara en aquél artículo de referencia, esto no es casual: tiene algo de conspiración.

¿Lobo está?

Ya se sabe: el truco del lobo disfrazado de piel de cordero no es nuevo. Pero seguirá siendo efectivo. En este caso, ahí tenemos un ejemplo: la Iglesia Católica “cobijando” la Magna Mater, el poderoso arquetipo femenino, expresión microcósmica de la grandeza macrocósmica de la Diosa, en ese ingenuo, pálido reflejo de la energía de la mujer que es la Virgen. Ejemplos colaterales del “manto de inclusión” sobran. En Argentina, por caso, la creencia popular y transgresora en la presencia espiritual de un gaucho difunto, Antonio Cruz Gil, ha comenzado a ser “aceptado” (¿ha comenzado a ser aceptado?) por una Iglesia que ya lo menciona en sus misas, allá en su localidad natal, Mercedes, en la provincia de Corrientes. Una actitud que algunos han interpretado como de apertura eclesiástica, o de una Iglesia que se aggiorna, o de una que comprende al pueblo.

Pero pregunto yo, iconoclasta al fin: ¿Y si hubiera otra intención? ¿Y si lo que se busca es descomprimir la energía de esa creencia popular al absorberla en la institución dominante? Se comprenderá mejor lo que quiero decir al vincularlo al dueto Diosa – Virgen María. Es lo que me pasó a mí mismo cuando, hace unas semanas y de visita en México, tuve oportunidad de ver la película “Las nieblas de Ávalon”. La recomiendo. En ella se propone con bastante originalidad una relectura del mito arturiano desde la óptica ya no machista de la Tabla Redonda sino tomando como protagonista principal a Morgana (si hay un rostro que expresa la magia de la mujer, ése es el de Julianna Margullies, la actriz que la encarna). Pues bien, las vicisitudes de la pobre Morgana acompañan el crecimiento de la religión cristiana en la región y, finalmente, el ocaso de la isla de Ávalon y el culto de la Diosa. Pero la película culmina con una idea peligrosamente seductora: que la devoción a la Diosa sigue presente en la devoción a la Virgen. Este ejemplo estaría evidenciado como pocos otros casos en el culto a la Virgen de Guadalupe. Otros han teorizado que se trata, en realidad, de la sublimación del antiquísimo culto a Tonantzintlalli, la Madre Tierra. Y que los cientos de miles de peregrinos que todos los años concurren a la basílica mexicana en realidad estarían continuando de modo simbólico el culto ancestral e indigenista a la Tierra. Es una buena explicación. Pero falla en un punto: la devota, el devoto que no tiene la menor idea de quién era Tonantzin o que, teniéndola, reniega de ella (¿cuántos mexicanos hay que aún hoy se avergüenzan de su pasado glorioso?) pone sus energías, de forma renovada y redoblada, en el contexto católico. Y, ¿por qué decía que era peligroso? Porque la semejanza entre ambas devociones comienza y termina en que el personaje central es femenino. Y nada más. Al culto intenso, visceral, aguerrido, fértil y sobre todo, independentista del hombre que es el culto a la Diosa se opone el culto a una mujer sufrida y sufriente, en eterno llanto y espera pero, sobre todo, subordinada a lo masculino por toda la eternidad: la Virgen María. Una expresión espiritual donde lo depresivo de la muerte campea hasta en su más común letanía (“Santa María madre de dios/ruega por nosotros/ ahora y en la hora de nuestra muerte…”) Para ponerlo de otra forma. Sostengo que no solamente el culto mariano no reemplaza, no sucede, no sublima el culto a la Diosa sino que, por el contrario y precisamente, es diseñado e impulsado para absorber y diluir las energías femeninas que de encontrar su canalización en el culto a la Diosa vivificarían la pulsión ancestral de recuperar una presencia matriarcal y lunar absolutamente peligrosa para el ideario patriarcal y solar, es decir, masculino. Toda mujer que devociona a una imagen pasiva y dominada alimenta el aspecto más entrópico de la feminidad: el bíblico, el de la mujer que debe seguir al hombre, que le debe subordinación hasta la estupidez, pensada y creada para engordar atada a cuatro paredes y su prole. La mujer independiente, lúcida, aguerridamente libre, activa y participativa pero, sobre todo, dueña de su vida, madre, mujer y ser espiritual al unísono sólo puede verse reflejada en un Arquetipo a la medida de sus sueños. El que brilla cuando libera a la Diosa interior.

Autor Gustavo Fernández.

De http://alfilodelarealidad.wordpress.com

Fotografía: Templo de Venus (Mérida, España )


domingo, 14 de agosto de 2011

Entre el cielo y la tierra


Somos hijos del cielo y de la tierra, en más de un sentido, no lo dudéis.

Esto implica muchas cosas. La primera y fundamental , aunque a veces no evidente, es que hemos de mantener un equilibrio entre ambas: ni vivir pegados a la tierra sin levantar la vista, ni vivir entre nubes pensando que va a ocurrir un fantástico cambio de conciencia que nos lo va a solucionar todo.

Ora et labora, dicho monacal que lleva toda la razón, Eleva tus plegarias a los dioses, a tu yo interno o a la virgen de los remedios, tanto da; pero a la vez trabaja en lo cotidiano, mejora tu vida y la de los demás de las formas en que esté a tu alcance.

La revolución será feminista o no será; pero también la revolución será espiritual o no será. Aunque una cosa está clara: hay viejas religiones que ya no nos sirven , que se han quedado a años luz de este siglo, que no se pueden conciliar con un mundo igualitario, un mundo nuevo que augura un prodigioso amanecer.

Entre cielo y tierra, manteniendo el equilibrio de los opuestos, entre cielo y tierra, jugando con esas dos energías, que son algo más real de lo que a veces creemos, que son algo hasta físico, y ahí es donde quiero llegar después de este rodeo casi filosófico.

Los antiguos estaban convencidos de que la tierra emana energías desde su centro, que estas se elevan verticalmente formando haces. Ellos la denominaban venas, ojos o aliento de dragón; en determinados puntos por donde estas energías se elevaban hasta la corteza terrestre se ubicaban los lugares sagrados, los puntos de poder.

La ciencia moderna ha estudiado y clasificado estas energías, denominándolas energías telúricas , redes geobiológicas y líneas Hartmann, entre otras. También podemos englobar en este grupo de fuerzas al magnetismo terrestre, de origen desconocido para la ciencia, pero de comprobada existencia.

Los animales son especialmente sensibles a estas líneas de energía telúrica, particularmente a las zonas en las que se producen los cruces de la red Hartmann. Según un estudio del apicultor Orlando Valega, " Por lo general, no gustan de estos lugares: vacas, caballos y perros. Tampoco gustan de ellas las aves de corral y los pájaros. Gustan de estas radiaciones : los gatos, las ratas, hormigas, abejas y avispas, arañas, serpientes, mosquitos y cucarachas". Este apicultor ha estudiado el comportamiento y las reacciones de las abejas ante estos lugares durante muchos años, y concluye que las abejas prefieren lugares " fuertemente impregnados, como las venas del Dragón ".


Asimismo, no es menos cierta la existencia de un flujo de energía que desde el cielo llega hasta la tierra. Por ejemplo los fotones y rayos cósmicos.

En la cosmología taoísta, la creación se produce por la conjunción de la energía celeste (Yang) y la terrestre (Ying); surge de la unión de ambas el estado de armonía que genera la energía creativa; ambas polaridades son necesarias.

Volviendo a la parte física de estas energías, parece ser que hay terrenos más permeables a las energías cósmicas que otros, lugares determinados donde ambas energías se entremezclan creando una fuerza nueva que participa de las dos que la generan pero que no es ninguna de las dos, ni una simple suma de ambas. Este hecho da lugar a sitios "especiales", mágicos si queréis, sitios concretos donde quizá nos sentimos diferentes, nos sentimos más..... nosotros mismos, como si hubiéramos estado mirando con unos lentes sucios y de pronto se hubieran limpiado.

Estos lugares pueden hacer que nuestra alma se transmute si estamos preparados para ello, si el tiempo es el correcto y confluye con el espacio.Todas las religiones y cultos han reconocido estos lugares y los han venerado, han edificado en ellos sus santuarios y han encaminado sus pasos hasta allí, en peregrinaciones o romerías; sí, el culto cristiano también. Han usurpado esos lugares que no podían eliminar, pero conscientes de que lo que representaban lo seguían representando, de que lo fundamental quedaba a salvo; poco importaba que un santuario de la Diosa se trasformase en la ermita de un santo cualquiera, poco importaba si, además, la fiesta de ese santo coincidía en el calendario con el del culto de esa Diosa particular.

Porque lo importante es el lugar (energía telúrica) y el día (el más adecuado para la energía cósmica sobre ese punto). Y pienso además que el cristianismo señaló de forma particular esos lugares especiales; sorprende cuantas imágenes de vírgenes aparecieron en el medievo en troncos de encinas, cuevas sagradas, pozos mágicos o fuentes milagrosas.... y siempre era una imagen de la virgen (La Señora de los mil nombres). Pensemos en una de sus representaciones : coronada de estrellas, con la luna a sus pies y la serpiente mordiendo su talón. Las estrellas sin duda son la energía cósmica, y la luna representa lo femenino, la tierra; pero para que no quede duda se añade el símbolo más representativo de la energía telúrica; la serpiente que muerde su talón.

Así queda claramente representado, mediante una pía imagen la fusión de estas dos energías, marcado para los que conocen el lugar prodigioso al que debemos acudir. Ya sabemos dónde, solo hemos de mirar el calendario para saber cuando.




martes, 17 de mayo de 2011

Una vela

Una vela y una oración por la lucha del pueblo. Que la Diosa nos proteja hoy. Esta entrada no tiene imágenes, de momento. A lo mejor esta noche las pongo.
Una vela y una oración y que la Diosa nos guíe.

martes, 10 de mayo de 2011

Mujer salvaje


Reconozco y reverencio a la mujer salvaje que llevo dentro, y no solo porque haya leído a Clarissa Pinkolas (que sí lo he hecho, por cierto).

Reconozco y reverencio al espíritu indómito que habita dentro de esta cincuentona, a ese espíritu que me ha manifestado muchas veces su esencia en lo más oscuro de un ritual o en medio de la naturaleza, la madre sabia.

Reconozco y reverencio en la esencia de ese espíritu indómito a todas mis antepasadas, yerberas y sacerdotisas, guardianas del espíritu de la verdad, custodias de los misterios de la tierra, paridoras y creadoras del mundo y de la humanidad, vírgenes guardianas de la llama sagrada, dulces doncellas y sensuales amantes, prostitutas y monjas, abuelas y solteronas...... todas ellas son las guardianas de la vida, las custodias de este pobre planeta hoy tan maltrecho.

Y tú, mujer que me lees, también eres una de ellas, tanto si lo sabes como si no. Busca en tu interior y bájate de esos absurdos tacones; borra de tu rostro por un rato esa tonta marca de carmín y siéntete libre; sal a la calle con tu blusa más vieja y amada y respira la vida que circula a tu alrededor.

Cuando te sientas preparada, busca a tus hermanas y comparte con ellas el misterio, comparte con ellas el Poder, ese inmenso y maravilloso Poder que llevas dentro y que puede darte el dominio del mundo, o algo más difícil todavía: el dominio y el poder sobre ti misma.

domingo, 27 de marzo de 2011

Lilith



En el principio era la Gran Diosa, y la Diosa era la Tierra, y la Tierra era la Diosa.Los orígenes del culto de la Gran Diosa permanecen ocultos en el borroso crepúsculo de los tiempos prehistóricos. La Diosa imperó durante centenares de miles de años. A través del tiempo, la Diosa Madre fue derrocada y expulsada, y el triunfo del más patriarcal de los arquetipos -Yavé, Dios Padre, Alá- se perfeccionó en los mundos judaico, cristiano y musulmán. A algunos aspectos de la Diosa Madre se les permitió sobrevivir en la forma domesticada de María, Madre de Dios. Algunas Vírgenes Negras de antiguos santuarios todavía dan testimonio de la Diosa Madre.

La figura de Lilith representa un aspecto de la Gran Diosa. En la antigua Babilonia, fue venerada como Lilitu, Ishtar o Lamastu. La mitología judía la pone en reinos más oscuros: un demonio perverso de la noche, una apropiada compañera de Satán, que yace en espera de hombres y asesina niños.


La Lilith astronómica

La Luna describe una trayectoria elíptica alrededor de la Tierra. Una elipse tiene dos puntos focales, y el otro punto focal no ocupado por la Tierra ha sido llamado Luna Oscura, Luna Negra o Lilith. Esta es una definición un tanto simplificada, puesto que, realmente, la Luna y la Tierra se mueven ambas alrededor de su centro común de gravedad, y la trayectoria de la Luna no es una elipse exacta sino más bien irregular. Es necesario distinguir entre la órbita media de la Luna, que es una lenta elipse alargada, y la órbita real, que oscila alrededor de la órbita media, debido a interferencias de distintas clases. Así como hay un Nodo Lunar “medio” y “real”, así también hay una elipse “media” y “real” y una Lilith “media” y “real”. Escribo “real” entre comillas porque el Nodo de la Luna sólo es “real” unas dos veces al mes, cuando la Luna se encuentra realmente en él, pues el resto del tiempo es tan “irreal” como el Nodo medio. De hecho, cuando se trabaja con un punto tan cercano a la Tierra, uno también debería tener en cuenta el gran paralaje, o sea, considerar desde qué punto de la Tierra uno observa realmente un punto dado del cielo. La Astrología observa los planetas geocéntricamente, como si fuera desde el centro de la Tierra, y no topocéntricamente, desde el punto de vista real del observador.

Luna oscura

La Luna Oscura ha sido definida también como el apogeo de la órbita Lunar, o el punto de la órbita más alejado de la Tierra. Ambos puntos, el apogeo y el segundo punto focal, están en el eje mayor de la elipse orbital, la línea de ápside. Vistos desde la Tierra están en la misma dirección, y por lo tanto ocupan el mismo lugar en el Zodíaco. El segundo punto focal se encuentra a una distancia de unos 36.000 km de la Tierra, y el apogeo a unos 400.000 km. Aparte de esto, ambas definiciones pueden considerarse como equivalentes. Como la órbita de la Luna se mueve hacia delante continuamente en el espacio, la Luna Oscura se mueve a lo largo del Zodíaco a unos 40º por año. Una revolución completa tarda ocho años y diez meses.Lilith en la Carta
El símbolo empleado para representar a Lilith es una luna negra, opuesto al que se emplea para la Luna real. Lilith se incluye en los gráficos de las cartas tipo 2.AC. Algunos otros gráficos, como los 2.AT, muestran a Lilith en la tabla de las posiciones planetarias.

La interpretación de Lilith
“Durante mis años de práctica astrológica, he llegado a emplear la Luna Oscura en todos mis análisis de cartas astrales, como complemento de la interpretación de la Luna. Nunca se me ocurriría ignorar esta influencia. La Luna Oscura describe nuestra relación con lo absoluto, con el sacrificio como tal, y muestra cómo nos desapegamos. En tránsito, la Luna Oscura indica alguna forma de castración o frustración, a menudo en las áreas del deseo, una incapacidad de la psique, o una inhibición general. Por otra parte, muestra dónde nos cuestionamos a nosotros mismos, nuestras vidas, nuestros trabajos, nuestras creencias. Siento que esto es importante, puesto que nos da la oportunidad de “desapegarnos” de algo. La Luna Oscura muestra dónde podemos dejar que la Totalidad fluya dentro de nosotros, sin atravesar un “Yo” en el camino, sin levantar un muro en forma de ego. Al mismo tiempo, no indica pasividad: al contrario simboliza la firme voluntad de estar abierto y confiado, de dejar que el Mundo Trascendental fluya a través de uno, confiando enteramente en las grandes leyes del universo, en aquello que llamamos Dios. A fin de prepararnos para esta apertura, la Luna Oscura crea un vacío necesario”.

(Joëlle de Gravelaine in “Lilith und das Loslassen”, Astrologie Heute Nr. 23)

Fuente: astro.com


miércoles, 23 de febrero de 2011

La posada de la abuela


Les hablo como Mujer Búfalo del Norte, hermana mayor. Soy Mujer Tierra, enraizada profundamente en este suelo; soy Mujer Espíritu, portadora del Gran Misterio. Hoy vengo a hablarles de la Posada de la Abuela a aquéllas que ya estén allí y a todas las que conocen su función. Mujeres, despierten y vean, pues se aproximan a esta posada. Hombres, despierten y escuchen, pues éstas son sus mayores, guardianas de la Ley Altísima.
La Posada de la Abuela es la etapa de las mujeres de cabello blanco (sabiduría) que ya han sobrepasado el tiempo de dar el poder de su sangre y ahora la retienen como energía para sostener la Ley.
Cuando elegimos rodearnos de un cuerpo terrenal, también aceptamos su responsabilidad, un don para ser compartido. Al elegir un cuerpo femenino, aceptamos la posibilidad de nutrir y renovar todas las cosas.
Nuestra herramienta es la ley única del Creador/a: "Estarás en buenas relaciones con todas las cosas y con todos los seres en la gran rueda de la vida".
La Ley de las Buenas Relaciones, don del Creador/a a las mujeres, es un conocimiento innato que abarca todos los aspectos de las relaciones. Despierta, se desarrolla y profundiza en contacto con quienes, en nuestra sociedad, la modelan. Nuestro deber es compartir las comprensiones profundas con nuestros hermanos y familias, de modo que la armonía y la paz reinen entre nosotros.
Cuando nuestras mayores atraviesan el umbral de la Posada de las Abuelas se convierten en cuidadoras de la Ley. Su atención ya no se consume en la creación de sus propias familias. En este sentido, no tienen hijos y, según nuestras costumbres, quienes no son padre o madre de ningún hijo en particular, son padre y madre de todo hijo.
Su atención se vuelve hacia los hijos de Todas Nuestras Relaciones: sus propias criaturas, las de sus amistades, clan o etnia, y las criaturas de todas las ruedas de la vida: Bípedos, Cuadrúpedos, Alados, con Aletas, los Que Crecen Verdes, y demás. Nuestra relación
con el gran círculo de la vida recae en sus manos. Ellas deben ejercer su responsabilidad modelando, enseñando y compartiendo la vivencia de dicha ley en la vida de todos los días,
de modo que todos alcancen el equilibrio.
En términos prácticos, para las mujeres esto significa lo siguiente: al cruzar la menopausia, se abre la oportunidad de experimentarse a sí misma de una manera renovada y profundamente poderosa. Al dejar atrás el desconcierto y el temor generados por presión cultural y al abrirse a la verdad que mora en su interior, la mujer encuentra un desafío increíble para el que está mucho mejor equipada que cualquier otro bípedo. Le es posible sentarse en consejo y usar el poder de la sangre ahora retenida para crear un mundo armonioso a su alrededor.
La sangre de luna (menstrual) de la mujer se halla entre las substancias más nutrientes y bio-energetizantes de la Tierra. Puesta sobre una planta, ésta se nutre en profundidad. Nuestras costumbres nativas proponían, durante nuestras ceremonias de siembra y nutrición de las cosechas, que las mujeres en su tiempo lunar se movieran entre las plantas y derramaran su sangre.
Nuestras mujeres siempre dieron su sangre honrosamente. Se sentaban sobre el suelo y la donaban directamente o la derramaban sobre musgos que luego depositaban sobre la tierra, para nutrirle y renovarla. Se acompañaban con esta canción:
Entrego esta sangre de vida a Todas Mis Relaciones
y abro mi matriz a la Luz.
Entrego esta sangre de vida a Todas Mis Relaciones
y abro mi matriz a la Luz.
Entrego, entrego, entrego, entrego; abro mi matriz a la Luz.
Vicki Noble, en el "El tambor del Chamán", recuerda que ésta fue la primera sangre ofrecida en el altar, como ofrenda bendecida. Luego, cuando se dejó de honrar a las mujeres y se ignoró el poder de sus
sangre dadora de vida, se recurrió a los sacrificios animales y humanos para salpicar sangre sobre el altar.
Esta es la sangre que retienes en ti cuando ya no sangras en los ciclos lunares; has dejado atrás tu tiempo lunar. Abuelas: quizás no sean conscientes de la profunda responsabilidad que ahora asumen; de saberlo, hubieran tenido la oportunidad consciente de aprender y profundizar en vosotras mismas y en la buena relación durante sus vidas, de modo de salvar a su pueblo, de modo de brindarse bien es estos años. Mujeres jóvenes que ahora leen esto, vosotras podéis ser conscientes y elegir aprender y crecer de este modo, para estar listas cuando os toque entrar a la Posada de laAbuela.
Muchas tribus y etnias recuerdan la primacía de la Ley de Buenas Relaciones y en ellas los consejos de Abuelas gozan de la más alta autoridad. Si un jefe de paz no guiaba a su pueblo por la tierra de modo que gente y animales tuvieran buena comida, agua clara y valles acogedores en tiempos de vientos fríos, las Abuelas solicitaban a otro que condujera; señalaban a alguien que contara con mejores posibilidades de llevar a cabo la tarea de nutrir y renovar la vida del pueblo. Si un jefe de guerra creaba tanta animosidad entre las tribus vecinas y la frecuencia de los ataques interrumpía el bienestar del pueblo, le pedían encontrar usos productivos, y no destructivos, para su energía. Tal era su poder: se hacían cargo seriamente de nutrir y renovar al pueblo y actuaban en concordancia.
Hoy en día, las Mujeres Búfalo nos piden que asumamos el papel que quedó vacante. Cuando observo el mundo que nos rodea, veo que todos y cada uno de los problemas que enfrentamos como Bípedos son problemas de relación, sea con los árboles de las selvas tropicales, con otros pueblos, dentro de nuestros sistemas familiares disfuncionales o en la alienación de unos con otros y con la naturaleza. Despierta el deseo de relacionarnos con nosotras mismas como cocreadoras con Todo Lo Que Existe. Sobre estos temas se nos pide explayarnos y encarar acciones espirituales.
La Posada de la Abuela abarca todas las mujeres post-menopáusicas. Dentro de ellas se forman grupos pequeños en torno a funciones específicas. Para algunas, el cuidado de un cesto sagrado; para otras, cierta clase de curación; y para otras el mantenimiento de la senda de la belleza (arte) entre la gente.
Una artesana en canasta puede pertenecer a la vez al grupo de cestería y al grupo que Guarda objetos sagrados (esto último por linaje familiar). Una mujer puede pertenecer tanto a una sociedad de Danzas del Sol como a una sociedad de herboristeras.
Al comenzar a reunirse con otras, el primer grupo es pequeño y heterogéneo y se hace necesario descubrir intereses comunes, capacidades individuales y metas. Parte del tiempo juntas puede emplearse en aprendizaje y comprensión, en reuniones para compartir capacidades para meditar y escuchar las Grandes Voces Internas, para caminar sobre la Tierra o para fortalecer y tonificar el cuerpo.
Con frecuencia se me pregunta por quienes han experimentado amenorrea, menopausia temprana 0 histerotomías. Aunque no creo poseer respuestas exactas, mi propia experiencia me da algunas pautas. Lo Primero que les digo es que el ritmo actividad/receptividad, acción terrena/ Gran Misterio, que es el ciclo natural en sincronía con la Abuela luna, todavía resuena en las aguas de sus cuerpos, aunque no vaya acompañado de sangre externa. Profundizan la vivencia de los ciclos lunares dentro de vosotras, ya que resulta de suma importancia para cada una y para Todas Sus Relaciones, a fin de atravesar el velo durante la sangre, ir hacia el Gran Misterio y traer visión para el pueblo. Por otra parte, muchas de nosotras, sin experimentarnos todavía ancianas, somos llamadas a la Posada de la Abuela. Hay una necesidad urgente de despertar esta función entre las mujeres, debida al derrumbe de las culturas aborígenes y al abandono de las costumbre femeninas.
Muy pocas se sientan en las Posadas y perpetúan la nutrición y renovación de sus pueblos, por lo que algunas más jóvenes somos llamadas a la Posada por medios muy diferentes. Aceptémoslo como un honor.
Finalmente, me referiré el rito de pasaje de la Posada de la Abuela. Aquellas que estén cerca de una mujer que cruza el umbral, deben honrarla y manifestarle apoyo en este tiempo de responsabilidad grande. Una meditación guiada puede ayudarla a conectarse con su propia fuente de fuerza y sabiduría. Quienes la conocen, saben qué aspectos son su fuerte. También debe recordársele su responsabilidad en la nutrición y renovación de
Todas Sus Relaciones y la Ley de Buenas Relaciones del Creador/a.
Sé que mediante su propia experiencia, cada una profundizará su sabiduría mucho más allá de lo que pueda decirles. Recordar: la Madre Tierra, la Abuela Luna y el Padre Espíritu viven dentro de cada una de vosotras. Sumergiros profundamente en vuestra verdadera naturaleza y extraer de allí la belleza.

Brooke Medecine Eagle
(Águila Medicinal), aborigen de América del Norte, creció en una reserva de Montana.
Es Cuidadora de la Tierra, visionaria, escritora, artista, docente y curadora.


Sacar la basura



Nos preocupamos por lo que comemos y respiramos, seleccionamos la mejor calidad posible en estas cosas muchas veces y creemos que con ello ya somos seres más espirituales, olvidándonos de lo más importante: las impresiones y personas que alimentan nuestra mente.

A veces tenemos gente tóxica a nuestro alrededor y no nos damos cuenta de cómo esas personas nos envenenan el alma.

Quizá tengan la mirada dulce de las gacelas, o el gesto pausado del sabio o el santo, quizá su boca luzca una magnífica sonrisa a la vez que de ella salen sapos y culebras.... ¿sapos y culebras? pobres sapos y pobres culebras......

No , es basura putrefacta lo que esparcen a su alrededor, es insania maloliente, que enferma y debilita el corazón que se abre a su perfume.

No verás en sus palabras un sentimiento verdadero, no asomará jamás su corazón en su mirada o sus palabras, su abrazo será frío y distante, por más brillante y aguda que pueda ser su mente.

Sus astutos argumentos podrán convencerte de casi cualquier cosa, pero nunca verás sus teorías respaldadas por la acción, nunca sus dichos se corresponderán con sus hechos.

Te hablará siempre mal de los ausentes y elogiará a los presentes; no buscará la paz sino la guerra, nunca el amor sino el odio, jamás se acercará a la luz, e intentará arrastrarte hacia las sombras.

Tratar de cambiar a seres así no es bondad sino necedad, temeridad de locos, delirio de egos inflados.

Amigo, en circunstancias así, lo mejor es sacar la basura, arrojarla bien lejos y cerrar la puerta con llave.

No vaciles, da un portazo y saca a gente así de tu vida si aún no lo has hecho; a lo mejor tu ego se resiente y protesta, pero no le hagas caso, piensa en la salud de tu alma y no vaciles.


martes, 15 de febrero de 2011

Signos y constelaciones, sobre la polémica de los 13 signos


Un signo del zodiaco es un término astrológico que abarca una porción de la elíptica, exactamente, 30º. NO es lo mismo que una constelación.


Una constelación es una agrupación de estrellas; desde la antigüedad, muchas de ellas tienen nombres definidos, aunque se han descubierto otras nuevas. Pero son agrupaciones de estrellas totalmente convencionales y no se deben tomar como entidades con una existencia objetiva.

En el zodiaco astrológico se estableció convencionalmente desde la antigüedad que eran doce, dividiendo la rueda zodiacal en doce partes iguales, de la misma forma que dividió el año en doce meses. Otros sistemas astrológicos totalmente diferentes, como el chino o el indio, coinciden también en esta división en doce partes. Doce, número solar desde antiguo, de la misma forma que el trece es el número lunar.


Entre la constelación y el signo del zodíaco hay aproximadamente unos 30 grados de diferencia, debido al movimiento del eje de rotación de la tierra, que se estima en 10 grados aproximadamente desde la época de los griegos hasta nuestros días, imagínense que la estrella polar no estaba ni cerca del polo.....
Sabemos que el sol no pasa sobre las constelaciones del zodiaco con la misma duración de tiempo, ya que estas tienen diferente extensión en grados.

No es la constelación quién da sus características a un signo, solamente le da el nombre.

Desde mi punto de vista, es la energía que emana de ese cuadrante de 30º quién confiere unas características u otras a un signo, independientemente de la constelación que se sitúe en ese cuadrante. Y es el sol, con su paso, quién activa ese sector del cielo.

Creo que inventarse un Zodiaco de 13 signos rompe la armonía geométrica de la astrología, se separa de su esencia misma, y creo que quienes lo hacen no entienden la esencia de este arte y esta ciencia.

Las constelaciones apenas dieron nombre a los signos, porque de alguna forma había que nombrarlos, pero, repito no son los signos.

Se puede inventar un sistema nuevo; pero habrá que darle otro nombre. Todo esto os lo cuento porque "ahora han descubierto un nuevo signo del zodíaco" .....

Bueno, Ofiucus no tiene nada de nuevo, siempre ha estado ahí como constelación y ahí seguirá estando. Es conocida desde la antigüedad y no tiene nada de nuevo.

Si quien afirma que hay trece signos es un astrónomo, yo le diría que la astrología no es su ciencia, no tiene autoridad para decir que hay trece signos; si quién habla se dice astrólogo, yo le diría que puede creérselo, pero que realmente no lo es.

Creo que se trata de un nuevo ataque hacia la astrología, de querer hacernos ver que no es más que una sarta de disparates y contradicciones.

Yo sinceramente no sé cómo funciona la astrología, pero el hecho es que funciona. Pese a quién pese.

lunes, 24 de enero de 2011

Regresando




Una nueva espiral se inicia, de nuevo como al principio, pero no en el mismo punto.
Retorno a este blog sola y libre, prometo subir nuevas entradas pronto.
De momento, he reabierto el blog de Atalanta, por si alguien quiere leer algo.
Todo lo que hay en él lo he escrito yo, te ruego que si copias algo cites la fuente.

Hasta pronto.

martes, 26 de octubre de 2010

Me voy un tiempo

He meditado mucho esta decisión, he pensado incluso en cerrar este blog para siempre, pero creo que no sería justo.
Me voy por un tiempo, estaré lejos de estas páginas ( realmente lo estoy ya hace tiempo, de estas páginas y de otras).
Se acerca Shamain y es hora de que me retire, aunque no sé a dónde me llevan mis pasos.
No importa, Ella me guiará.
Espero volver algún día.
Si no fuera así recordad las cosas buenas y perdonad mis errores.
Que Hécate, la guardiana de los caminos guíe vuestros pasos.

domingo, 19 de septiembre de 2010

MI ESTIRPE



Pertenezco a una casta antigua, una raza cuyo origen se remonta a una tierra más pura, más sencilla, una raza de soñadores de antiguos sueños olvidados.

Soy hija de la Tierra y del Dios astado, no lo puedo negar. Desde hace muchas vidas pertenezco a esa manada oscura e incomprendida, la de las hechiceras, la de los magos, la de las curanderas y adivinas de diversa índole.

Antes de que los dioses poblaran la tierra nosotros ya estábamos ahí; esos otros dioses de carne y hueso que vinieron y profanaron la tierra sagrada. Antes de eso nosotros ya existíamos, conocedores del poder de las plantas, poseedores de poderes y secretos hoy olvidados.

Nunca necesitamos sacerdotes ni intermediarios para hablar con nuestra Madre; no los necesitábamos entonces ni los necesitamos ahora tampoco. Ni sacerdotes, ni más Ley que la del corazón. Ni sacerdotes, ni culpas y castigos. Ni sacerdotes, ni sabios para poner normas y preceptos.

Así fueron entonces las cosas y así deberían ser de nuevo.

Pero son tiempos turbios y cuesta encontrar aguas claras en las que nadar.

Hoy, muchos nos temen come se teme todo aquello que es desconocido; pero a pesar de su temor, cuando se hallan en un apuro nos buscan solicitando ayuda. Luego se santiguan en misa para olvidar su incursión en el otro lado.

Otros, ebrios de credulidad, creerán cualquier cosa que afirme una mente más fuerte que la suya, o verán un guía en donde apenas hay un ignorante o un malicioso con ansias de poder.

Sí, es fácil perderse en el laberinto de las falsas promesas y de las palabras altisonantes. Igual de fácil que es para los otros pensar que hay algo oscuro en nuestra práctica, algo que no sea el anhelo más profundo que alberga el corazón humano.

No está en mi ánimo atacar a nadie, hoy no. Hoy tan solo quisiera reunir a mis hermanos y hermanas por un instante, y si me estás leyendo es que quizá eres uno de los nuestros.

O quizá uno de los otros y ya me estés condenando en alguna hoguera virtual; ¿sabes ? no me importa, ya me han quemado en muchas, y como las salamandras, me he acostumbrado al fuego.

Hoy solo quiero que levantemos nuestra bandera, que nos sintamos orgullosos de lo que somos aunque los demás no lo entiendan, y nosotros algunas veces tampoco.

Hoy quiero dejarme arrastrar por la voz de la sangre que me arrastra a lo profundo de la caverna, al claro del bosque. Hoy escucho la voz de mis Dioses y proclamo mi estirpe con orgullo, sin esconderme de nada ni de nadie.

Festejemos la fiesta de la cosecha con orgullo, enarbolemos nuestra bandera bien alta y proclamemos lo que somos sin tapujos.

FELIZ DÍA DEL ORGULLO PAGANO